Todas las películas son de terror (2013)

Grabado en agosto del 2012 en La Casa Amarilla por Juan Branaa con la asistencia de Pau O’ Bianchi y Ezequiel Rivero. Grabaciones adicionales y voces grabadas entre setiembre del 2012 y agosto del 2013 en Estudios Tamagotchi y en el cuarto de Pau O’ Bianchi.

Mezclado y producido por Ezequiel Rivero y Pau O’ Bianchi.

Masterizado por Juan Branaa.

Tüssi Dematteis – voz, guitarra acústica
José Nozar – batería, percusión
Juan Sacco – guitarra eléctrica, guitarra acústica
Marcelo Alfaro – guitarra eléctrica, guitarra acústica, teclado, coros
Iván Krisman – bajo, mandolina, bandoneón
Ezequiel Rivero – teclado, guitarra eléctrica, samples

con la colaboración de
Pau O’ Bianchi – guitarra eléctrica, coros, percusión, teclado, xilofón, melódica, ruido.

Diseño y arte por Martín Batallés y Gabriela Costoya.

Invitados:
Gastón Ackermann – Trompeta en “Momo Contra Satán” y “El Bar Frente a la Clínica de Abortos”
Andy Adler – Guitarra slide en “Doble Cabina”
Juan ‘Anguila’ Branaa – Armónica en “Carlos María Isabel”
Ignacio Colom – Bongos y Tumbadoras en “Paralizado” y “Momo Contra Satán”
Luciana Giovinazzo – Flauta traversa en “Cruceros”, coros en “Paralizado”, “Momo Contra Satán” y “Cruceros”
Ignacio Gutiérrez – Piano y Rhodes en “El Año que Viene en Jerusalem”
Fernando “Mago” Henry – Arreglos de voces en “El Bar Frente a la Clínica de Abortos”
Patricia ‘Pixy’ Hernández – Coros en “Momo Contra Satán” y “Cruceros”
Luisa Pereira – Voz en “No Soy Bueno”
Claudia Piccini – Coros en “Cruceros”
Juan Stoll – Voz en “Paralizado”

Paralizado

Estoy paralizado, dormido frente al televisor
soñando con concursos de canto
debería proyectar más la voz

Doméstico y paralizado, todas las películas son de terror
y los vampiros duermen asimilados
volviendo al closet, por favor

Los músculos paralizados, repito y no funciona igual
Parque Rodó y el Centro, Parque Rodó y el Centro
El mismo bar no es el mismo bar

Llegamos a la cuarta estrofa, a ver qué puede aportar
Es todo culpa del Estado
Estoy paralizado

Parece, parece pura libertad
Parece, parece mi libertad
De la mano que se viene la noche
Se viene la noche, se viene la noche

Momo contra satán

Junto a la barra de la cantina no hay arlequines ni colombinas
Pero hay muchachas vestidas de vodka, verano y crueldad
Pero en verdad no importa
La realidad deforma
Una melodía conocida está torcida como un boomerang
Es una fiesta de cuarenta días
y en ninguno te dejan bailar
En la oficina de la alegría, misantropía, antipatía, yo
Ningún disfraz

Cuarenta días de chaparrones, por cuarenta días se empapó Noé
Cuarenta días en el desierto Jesús tuvo que fumarse a Lucifer
¿Podés poner la pausa?
Porque al final te cansa
Ya sé que hay barrios que son barrios y otros barrios que son sólo un lugar
Si comparamos nuestras leyendas
prefiero una que me inventé
La de Satán que le dice a Momo
“Nene, de que lado querés caer”
“Aprendé a caer”

En un costado del escenario están esperando con ansiedad
Memorizando mantras anti-nervios, la adrenalina siempre pega igual
Somos los mismos monos en distintas ramas
siguiendo el mismo cortejo nupcial
Cuando te canses de tomarte en serio
bajá a la pista y empezá a bailar
No sé si soy sincero
Supongo que te quiero
Tengo pintura en la cara
Un ombligo en la mirada
Un autógrafo ilegible
y una estrofa que dice que soñé
con un cuadrilátero
y una campana afinada en la
y en los titanes fuera de concurso
Bueno, ahora es Momo contra Satán
Ahora es Momo contra Satán

Doble Cabina

Aquí la carretera, guitarras sobre ruedas
Pinchamos a poco de salir
Esto no está pasando
Más tarde en La Pedrera, la temporada es buena
Yo estoy en el cibercafé
Bien lejos de la playa
Y leo mails sin responder
Deseos que me vaya bien
Alegrías que no voy a sentir
Debe ser el cansancio

El show empieza tarde, parecemos gustarles
Cuando tocamos “Wild & Blue”
yo hablaba de mi vida
Dormí en cualquier parte, pasaron a buscarme
porque tenemos que seguir
y un sueño come a un sueño

Ojalá que te quisiera, ojalá correspondiera
tu gracia y tus rayos de bondad
eso no está pasando
Ojalá tuviera claridad, para poder diferenciar
eso que siempre postergás
de lo que nunca vas a hacer
De noche, en Aguas Dulces
debajo de las luces
No sé si estoy afinando bien
Me importa tres carazos
La moza es alemana y nunca dejó de sonreír
Pregunta si quiero algo más
Yo quiero todo el tiempo
Pero me voy
ya me voy
ya me fui

Carlos María Isabel

Me llamo Carlos María Isabel porque así se me bautizó
Mi padre tenía ese raro sentido del humor
De noche veo los autos pasar y los intento reconocer
Ese es un Volvo, aquel un Fiat
y ese otro, bueno, andá a saber

Me llamo Carlos María Isabel, eso es fácil de recordar
En estos días los rostros se nublan como un sueño al despertar
Y las personas se vuelven borrosas, pasan a través de mí
Esperé saqueos en el 2002
Pero no llegaron y me fui a dormir

Me llamo Carlos María Isabel, pero ya te lo conté
Es como un chiste al que siempre recurro, es el único que sé
Mi padre era un tipo gracioso que escuchaba a Johnny Cash
Y si pudiera cambiarme de nombre
me llamaría exactamente igual

Cruceros

El horizonte en Ciudad Vieja
empieza a cambiar y el mar lo refleja
Llegaron los cruceros
Llegaron los cruceros

Y desde acá parecen palacios
Enfrente del sol, cubriendo su espacio
Siempre están de fiesta
Siempre están de fiesta

Podrías mirar de una vez
Podrías mirar de una vez
Podrías mirarme una vez

Miralos flotar sobre la Historia
Sobre el metal de nuestra memoria
Encima de cañones
Encima de cañones

Y desde allá no somos ni manchas
Un tono de gris sobre la rambla
Hermosos e invisibles
Hermosos e invisibles

Podrías mirar de una vez
Podrías mirar de una vez
Podrías mirarme una vez

Doc

Hoy vi al Doctor Muerte, y el tipo me saludó
Y me deseó suerte, mañana comienza hoy
Me pareció escucharte puteándome
Contra la luz de un kiosko incendiándose
Con miguelitos creciendo bajo tus pies
Con tanto ruido ¿quién puede conversar?
Con el Doctor Muerte, hablamos de rock’n’roll
De una pulsión fuerte pintada de distorsión
En Partagás. Juez, tiempo. Mil nueve 86.
¿Te sorprendió? Siempre. Pero vos no me conocés
Llegaste al cine tarde otra vez
Y te sentaste encima de alguien

Con el Doctor Muerte hablamos de insurrección
Y de una chica, rubia, con ojos de girasol
Y casi nada puede terminar muy bien
para un muchacho nacido en Treinta y Tres
Que cree todos los versos de una canción
Que está esperando que el mundo le pida perdón
Vos no eras nadie, nadie, nadie en particular
Una frase que leíste, y estás por tartamudear
Ya me acordé. Fuiste. Postal de una ocupación
Un molotov. Triste. El eco de la explosión.
Cuando ya no sos más lo que sos
y ni el Cuarteto es el Cuarteto de Nos
Pero, ¿se acuerdan de los viejos tiempos?
Son estos

No Soy Bueno

De mañana me levanto y sé donde estoy
Son mis libros y es mi ropa
No es mi cama
Mientras te miro dormida y te escucho respirar
No te despierto
Yo no sé si es que tengo mucho más que dar
que este silencio

Porque yo no soy bueno
para demostrar amor

Si te llamo o no te llamo, puede ser que esté perdido
Confundido en estos gestos
que debí haber aprendido
Pero es febrero y sé que yo debería estar
cruzando alguna duna
Esquivando palabras que no sé combinar
con mi brazo en tu cintura

Pero yo no soy bueno
para demostrar amor

Sé que hay veces en que deberíamos hablar
y a veces no
De las cosas que pienso que siempre están ahí
y a veces no
Si me pierdo o si te pierdo, casi siempre es merecido
Pero creo que si me conocés
escuchás lo que no digo

Porque yo no soy bueno
para demostrar amor
No soy bueno
no

El bar frente a la clínica de abortos

El bar frente a la clínica de abortos está siempre abierto
El menú es elemental, pero no cobran los cubiertos
El banderín de Nacional, la foto del canario eterno
El tallo de humo circular que crece desde el cenicero
Un cinturón de armónicos rodea a este gran silencio
Tenedores de metal rascan loza y rascan cielo
Si dejás de masticar vas a dudar de estar despierto
Donde había intimidad, ahora solamente hay tiempo

Las flores del jacarandá tiñeron de violeta el suelo
Caminás sobre el color y vas pintando el pavimento
El viento norte se metió con ganas en el tendedero
Y las prendas de algodón bailan como brasileros
La primavera soplará la brisa de los panaderos
Como espuma vegetal, semillas buscan barro negro
Te quedás dos horas más, siguiéndoles la melodía
Quién sería tan botón de descontarte todo el día

La casa que sobrevivió la fiebre de los arquitectos
Con elegancia mineral y aristocracia de cemento
La casa que se desnudó, vistiéndose de enredaderas
Está mirándote pasar, ofreciéndote su puerta
Su ropa se va a marchitar como un bouquet de casamiento
Un rato es una eternidad y un año pasa en un momento
Relativamente en paz y relativamente hambriento
El bar frente a la clínica de abortos está siempre abierto

el año que viene en jerusalem

Me aproximé hasta el muro, me prestaron un kipá
Me sentía un intruso, me sentía en mi hogar
Y la piedra estaba fría pero mis manos no
Te hubiera gustado verme
Y quién lo hubiera pensado, yo también recé
Con palabras pequeñas
Palabras pequeñas
Palabras pequeñas

Vi la mezquita dorada brillando al atardecer
Donde la Historia es la madre abrazándote
Donde en el Libro de Todo sos sólo una nota al pie
Diciendo “el año que viene”
El año que viene
El año que viene
en Jerusalem

Todo va a estar bien
Todo va a estar bien